Gran Conjunción 2020

Gran Conjunción del 21 de diciembre 2020

Que veinte años no es nada: la Gran Conjunción del 21 de diciembre

Raúl Mújica (INAOE, rmujica@inaoep.mx)

Aproximadamente cada 20 años, cada 19,76 para ser más exactos, Júpiter y Saturno aparecen en la misma dirección en el cielo, casi se alinean debido a que el plano de su órbita, al igual que los otros seis planetas, es casi el mismo. Júpiter da una vuelta alrededor del Sol en 11,86 y Saturno en 29,65 años, con estos datos calculamos la frecuencia con la que Júpiter pasa, en promedio,  a Saturno y que puede darnos espectáculos como el del próximo 21 de diciembre, y que se ha asociado con la famosa Estrella de Belén.

Diversos fenómenos astronómicos como bólidos, estrellas fugaces, cometas, estrellas Nova y planetas (Venus) se han propuesto para explicar a la estrella que guió a los Reyes Magos, sin embargo, lo que más se acercaría es una conjunción de planetas, que aparentemente muy juntos en el cielo se observarían como objeto más brillante.

Estrella de Belén

Queremos pensar que basados en esta información es que muchos medios, más de los que cada año lo retoman, han generado notas mencionando que observaremos a la Estrella de Belén, pero que en realidad se refieren a la Gran Conjunción que podremos apreciar muy cerca de la  Navidad y que  será una de las más espectaculares en los últimos 800 años.

Los dos gigantes gaseosos se pueden observar desde el atardecer hacia el poniente, día a día (o tarde a tarde) se irán aproximando cada vez más, hasta que el 21 de diciembre alcancen su mínima separación, que en esta ocasión será de sólo seis minutos de arco, equivalente a una quinta parte del diámetro aparente de la Luna.

Movimientos aparentes de Júpiter y Saturno
Gran conjunción 21 de diciembre 2020

Será el mayor acercamiento -visible- desde 1226, desde la Edad Media, y remarcamos -visible- ya que hubo otro acercamiento menor, sólo cinco minutos de arco, el 16 de julio de 1623, pero en esa ocasión los planetas estuvieron localizados a sólo 13 grados al este del Sol, cuyo brillo no permitió observar la conjunción. La de 1226, durante la Edad Media, sí fue visible y el acercamiento fue de  ¡2,1 minutos de arco!  Podemos mencionar una tercera, en agosto de 1563, aunque la separación fue ligeramente mayor, 6,8 minutos de arco, a la que tendremos este año.

Y aunque Gardel dice que veinte años no es nada, 60 ya es algo, y sólo los más  jóvenes podrían  volver a apreciar otro  gran acercamiento, el que sucederá hasta el 15 de marzo de 2080, ya que en los dos próximos siguientes (recuerden que suceden cada 20 años,  en octubre de 2040 y abril de 2060), la separación entre Júpiter y Saturno será mayor a un grado, es decir, mayor a dos veces el diámetro de la Luna.

Siempre recomiendo observar el cielo, en particular el de invierno, ya que siempre me ha parecido de los más atractivos, quizá por los “Reyes Magos” en el Cinturón de Orión o la Nebulosa en su espada, pero ahora quiero reforzar la invitación, ya que la Gran Conjunción del próximo 21 de diciembre es suficientemente rara como para  no seguirla, recuerden que será el mayor acercamiento visible desde 1226 y deberemos esperar otros 60 años para la siguiente.